Registro de olores, sonidos, táctiles e imagen comercial en México – Una realidad.

Registro de olores, sonidos, táctiles e imagen comercial en México – Una realidad.

Una pintura de olor a bambú es la primera marca otorgada ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial; el olor a vainilla, cereza y harina de trigo de la masa para niños de “Play-Doh” (marcas olfativas); el sonido de una cuchara de metal golpeando un vaso, otorgada al Gran Café de la Parroquia de Veracruz (marca sonora); y una marca decorativa (imagen comercial – con la cual se pueden proteger las características distintivas de arquitectura y decoración de los establecimientos comerciales). Esperamos ver muy pronto el registro de marcas táctiles como son los relieves de ciertas botellas de vidrio.

Las marcas tradicionales se caracterizan por proteger elementos distintos a los visuales y sonoros respecto de las marcas en nuestro país. Varios países ya permitían el registro de elementos distintos para marcas y México se encontraba rezagado en la materia; su inclusión (publicada en el DOF el 18 de mayo de 2018) irá de la mano con las obligaciones a adoptarse en tratados comerciales como el T-MEC y el TPP.

Estos registros resultan altamente significativos pues nos habla del interés e involucramiento que existe por el sector productivo mexicano en la protección de las características específicas de sus marcas, más allá de las visuales y sonoras.

La reforma la pueden encontrar en el siguiente link, de la cual seguiremos comentando en futuras entregas: http://www.dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5523102&fecha=18/05/2018

No Comments

Post A Comment